• Home
  • Abantera
  • KAREN UHLENBECK, LA PRIMERA MUJER EN RECIBIR EL ‘NOBEL’ DE LAS MATEMÁTICAS

KAREN UHLENBECK, LA PRIMERA MUJER EN RECIBIR EL ‘NOBEL’ DE LAS MATEMÁTICAS

KAREN UHLENBECK, LA PRIMERA MUJER EN RECIBIR EL ‘NOBEL’ DE LAS MATEMÁTICAS

La Academia Noruega de Ciencias y Letras ha otorgado el premio Abel 2019, considerado el ‘Nobel’ de las matemáticas, a la estadounidense Karen Keskulla Uhlenbeck.

La matemática estadounidense Karen Keskulla Uhlenbeck, profesora en la Universidad de Texas en Austin, es la galardonada con el Premio Abel de este año, uno de los más prestigiosos en matemáticas.

Así lo ha anunciado la Academia Noruega de Ciencias y Letras, quien reconoció “sus logros pioneros en ecuaciones diferenciales parciales geométricas, teoría de gauge y sistemas integrables, y por el impacto fundamental de su trabajo en el análisis, la geometría y la física matemática”. Sus estudios han sentado las bases para modelos geométricos contemporáneos en matemáticas y física.

Su interés por la teoría de gauge se inspiró en los trabajos de un compañero también laureado con el premio Abel, el difunto Sir Michael Atiyah. Esta teoría es un lenguaje matemático de la física teórica, y las aportaciones de Uhlenbeck en esta área han sido esenciales para la comprensión matemática moderna de modelos en física de partículas, teoría de cuerdas y relatividad general.

Uhlenbeck también ha desarrollado herramientas y métodos en análisis global, que ahora utilizan muchos geómetras y analistas de forma cotidiana. “Karen Uhlenbeck recibe este premio por su trabajo fundamental en el análisis geométrico y la teoría de gauge, que ha cambiado drásticamente el panorama matemático. Sus teorías han revolucionado nuestra comprensión de las superficies mínimas, como las formadas por pompas de jabón, y problemas de minimización más generales en dimensiones más altas”, destaca Hans Munthe-Kaas, presidente del Comité Abel.

Uhlenbeck es la mayor de cuatro hermanos. Nació el 24 de agosto de 1942 en Cleveland y creció en Nueva Jersey. Su padre era ingeniero y su madre artista. A los doce años su padre comenzó a llevar a casa los libros de Fred Hoylesobre astrofísica. “Los encontré muy interesantes. -señala- También recuerdo un pequeño libro de bolsillo llamado “One, Two, Three, (and, in?) Infinity” de George Gamow, y recuerdo la emoción de comprender este argumento tan sofisticado de que había dos tipos diferentes de infinitos. Leí todos los libros de ciencia en la biblioteca y me frustré cuando ya no quedaba nada para leer.

Empezó primero a estudiar física en la Universidad de Míchigan, reorientando posteriormente sus estudios hacia las matemáticas. Sus padres eligieron esta universidad por ser menos costosa. Se licenció en 1964. Eligió matemáticas -explica en su autobiografía- porque era una carrera en la que podía “trabajar en solitario”, aunque reconoce que posteriormente aprendió habilidades de comunicación para interactuar con estudiantes graduados, una relación que ahora disfruta.

Continuó sus estudios en el Instituto Courant de Ciencias Matemáticas de la Universidad de Nueva York. Logró una beca para graduados de la NSF y tras cuatro años de formación de posgrado se doctoró en 1968 en la Universidad Brandeis con una tesis dirigida por el Dr. Richard Palais.3
Empezó su trayectoria profesional con dos breves trabajos -un año en el Instituto de Tecnología de Massachusetts- dos en la Universidad de Berkeleyy cinco en la Universidad de la Illinois en Urbana-Champaign.
“Tuve la suerte de recibir una beca Sloan y, en lugar de hacer algo matemáticamente útil, me tomé un tiempo libre de enseñanza para reorganizar mi vida. Ya había conocido a Lesley Sibner, que me ha servido como modelo y asesora durante muchos años. También empecé a trabajar con Jonathan Sacks y Bill Abikoff me enseñó la teoría de Teichmueller. Estos fueron mis primeros contactos matemáticos cercanos” explica.

En 1964 se casó con su primer marido, el biofísico Olke Cornelis Uhlenbeck, hijo de George Uhlenbeck. Sus suegros, intelectuales europeos, fueron una importante influencia en su trayectoria, explica Uhlenbeck

En 1982 se mudó a Chicago donde obtuvo una beca MacArthur y en 1983 obtuvo una plaza de profesora en la Universidad de Chicago. En 1988 se trasladó a la Universidad de Austin, donde ocupó la cátedra de matemáticas de la Fundación Sid W. Richardson. Forma parte, con Dan Freed, de los fundadores del Instituto de matemáticos de Park City, donde el Institute for Advanced Study organiza seminarios.

En la actualidad es catedrática emérita de la Universidad de Texas en Austin y Senior Research Scholar en la Universidad de Princeton y en el Instituto de Estudios de Estudios Avanzados (EE. UU.).