Duquesa de Alba

Duquesa de Alba

 
3D_duquesa

Duquesa de Alba, uno de los linajes más antiguos del mundo. Todo lo que rodea a los Alba, y en particular a Cayetana Fitz-James Stuart, resulta interesante, y lo es no solamente por su vasto contenido histórico, sino también por el carácter y la idiosincrasia de esta particular e irrepetible duquesa. Nace en el Palacio de Liria en 1.926. Posee un patrimonio blindado que asciende a 3.000 millones de euros; tiene 45 títulos nobiliarios, 12 con grandeza de España, 18 nombres, más 30 apellidos fue apadrinada por SSMM los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia. Le gusta la ópera porque transmite las mejores historias de amor. Es muy romántica, su película preferida es “Lo que el viento se llevó”. No tomas te ni café, aunque a diario consume zumo de lima, los domingos le gusta que le traigan churros para desayunar, no come carne, pero siente debilidad por el arroz, la tortilla de patatas, el tocinillo de cielo y el pastel de leche condensada. Con todo, come poco y con moderación. No usa perfumes, colecciona cajitas de porcelana, no es noctámbula y no le gusta variar los horarios. Es muy religiosa.

Pasa la mayor parte del tiempo en el Palacio de Dueñas, es sin lugar a dudas su lugar favorito y es ella misma la que se ocupa de su mantenimiento. Ha confesado en varias ocasiones que “Dueñas es alegre….me da vida”. El Palacio de Dueñas se encuentra en el corazón de la ciudad hispalense, en una extensión de diez mil metros cuadrado de zona verde. Posee treinta habitaciones, dos comedores, una biblioteca, una capilla, una piscina y una pequeña alberca. Posee una colección de tapices de gran valor y una acuarela pintada por Jackie Kennedy.

La capilla de palacio, es del más puro estilo sevillano. Es pequeña, pero tan coqueta como su dueña. En su interior se albergan numerosos recuerdos como el solidario que le regaló el Papa Benedicto XVI a Cayetana, o un ramos de flores de cera y hecho a mano, que lleva la Virgen de Angustias en Jueves Santo; imágenes de San Isidoro y Santa Justa de Rufina y lo que mas llama la atención en, sin duda, una foto de su mascota prefería, fallecido el pasado mes diciembre y enterrado en el cementerio de animales del Palacio de Liria, en Madrid.

Cayetana tiene un profundo amor por las mascotas; una debilidad que le viene de familia y que condujo a su abuelo Carlos a honrar a sus animales con un lugar de reposo infinito bajo el terreno familiar. Se trata de pequeños mausoleos donde descansan los restos sin vida de los canes, algunos gatos, varios loros y una mona, que durante años compartieron su vida con ilustres inquilinos. Cada uno de los sepulcros tiene su propia losa que se han inscrito los nombres de las mascotas, la procedencia, la fecha de su nacimiento, así como la del óbito.

Una duquesa con una infancia de cuento, aunque con una historia agridulce, La España en la que vivió Cayetana, el bombardeo en el Palacio de Liria, su puesta de largo en Sevilla, Cayetana y el amor, pasiones y anécdotas de Cayetana, la cocina de Cayetana, sus cinco amores “sus hijos”, toda una vida de sonrisas y lagrimas.